sábado, 31 de enero de 2015

¿EN QUÉ PLANETA VIVIMOS?





    La realidad supera a toda ficción, al menos en este caso, porque no acabas de ver lo que ven los ojos, no puede ser, te dices y te repites, no puede ser que esto ocurra en nuestros días. Porque cuentas lo que ves de un solo lado y ves más de 60 personas, lo que da a saber que habrá que sumar otras 60, más los cientos de enseres, pero que no tocan ni a una silla y menos a una bicicleta, quizá a un colchón y poco más para cada familia junto con algunos cubos de agua su único alimento y en qué condiciones.
    Duele esta realidad, tanta miseria acumulada, y así millones y millones escapando de las guerras de sus países y del hambre atroz que los va destrozando lentamente. Y duele más sabiendo que en el otro lado una minoría lo tiene todo y una inmensa mayoría, aunque no seamos millonarios, somos inmensamente ricos comparados con esta gente que huye hacia la nada. ¿En qué planeta vivimos? ¿Cómo hemos podido llegar a tanto? ¿Cómo es posible que la desigualdad siga creciendo tan vertiginosamente? Y piensas que esto no lo para ni Dios, porque no puede. Él mismo, en el caso de ser, se ha atado las manos, y nos ha dejado a la intemperie más cruel y a ellos los ha abandonado a su peor suerte.

    “¿Quién salvará a este chiquillo / menor que un grano de avena? / ¿De dónde saldrá el martillo / verdugo de esta cadena?
    Que salga del corazón / de los hombres jornaleros, / que antes de ser hombres son / y han sido niños yunteros”. Miguel Hernández
    Pues eso.
     

No hay comentarios: