lunes, 10 de septiembre de 2012

LA GRANDEZA DE ALBERTO CONTADOR

 


                                Foto de Álvaro García en EL PAÍS
 El dicho “una imagen vale por mil palabras” vale siempre que se diga, a la vez, “una palabra vale por diez mil imágenes”. Dejemos las cosas claras.

Dicho lo cual, la imagen de Alberto Contador haciendo una reverencia laica y deportiva a Purito Rodríguez vale por mil palabras, desde luego, y encumbra, aún más, al podio del honor, del saber ganar, reconocer la valía del otro y la de ir por la vida a ras del suelo, sin alharacas, sin darse golpes de pecho, no para reconocer los errores y fallos, sino para elevar al yo a la altura de la estupidez enfermiza que algunos estilan en el mundo del deporte, y no quiero señalar para no repetirme.

La categoría profesional y humana de Contador es de matrícula de honor y, gracias a él, fundamentalmente, la reciente Vuelta Ciclista a España ha despertado la emoción y el disfrute mayores de los últimos años. Los especialistas en el tema han reconocido que esta Vuelta ha sido la mejor que se recuerda en décadas y hasta haber eclipsado al Tour de este año. Contador junto con Purito y Valverde han sido los máximos responsables y nos han hecho disfrutar a los amantes de este deporte como nunca o como los  años mejores.
Enhorabuena a Purito y de forma muy especial al inmenso Contador. Esta gente sabe subir a los puertos más altos y asomarse al mundo desde la humildad de las gateras. Da gusto.

2 comentarios:

Angelus dijo...

Contador es un personaje muy de gestos. Éste que comentas es más plausible que el archiconocido de la pistola. Saludos.

El pastor de... dijo...

Cuán grandes son los ciclistas y, de momento, tienen buen rey. Un poco tristes deben estar las ratas al ver la altura de los usuarios de las gateras. ¡Bravo Contador, y todos los demás!

Un abrazo