martes, 2 de noviembre de 2010

CUANDO LLEGUEN LOS BÁRBAROS

Hoy llegan los bárbaros. Kavafis

Cuando lleguen los bárbaros, ¡ay madre!
se llevarán la risa de los ríos,
el verde más intenso de los bosques,
el suave viento de los manantiales
el trigo que nace recién peinado.

Cuando lleguen los bárbaros, ¡ay madre!
se llevarán la paz que conquistamos
a golpe de tregua más sangre helada,
la luz que brota cada amanecer,
el progreso de toda ilustración.

Cuando lleguen los bárbaros, ¡ay madre!
entrarán aquí y allá en las conciencias,
romperán el silencio de los sabios,
llenarán de barro los mentideros,
los buenos aires… no serán tan buenos.


Cuando lleguen los bárbaros, ¡ay madre!
habrá vía libre para invadir
a sangre y fuego, cuando sea preciso,
todo cuanto se mueve a discreción
del viento, el bosque, y la gaviotas.

Cuando lleguen los bárbaros, ¡ay madre!
nos quedaremos mirando a la luna,
diciendo a los cuatro vientos: no soy
ni negro, ni gitano, ni judío,
me lavo las manos y aquí me planto.

Cuando lleguen los bárbaros, ¡ay madre!
… y ahora que lo pienso y lo medito:

¿No sucederá que ya han llegado?

“Ninguna cultura es en sí misma bárbara, y ningún pueblo es definitivamente civilizado. Todos pueden convertirse tanto en una cosa como en la otra. Es lo propio de la especie humana”. El miedo a los bárbaros, Tzvetan Todorov

4 comentarios:

Mª Jesús Prieto dijo...

Vaya... vaya... Angel...
hace frío aquí fuera y has decidido mantener el blog calentito eh!

Bueno... pues disiento de Todorov. La cultura que se alza y mantiene sobre la fuerza será más bárbara que la que se construye sobre el diálogo y la igualdad... por ejemplo...

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

Qué lista y que fina, Chus:
Pero la verdad, no sabía por dónde tirar, y he subido este poema que escribí sólo hace unos días, quizá para mantener el blog calentito, quizá para estar más acompañado.

Dicho así también yo disiento de Todorov, pero no dice eso exactamente:
"Ninguna cultura es en sí misma bárbara, y ningún pueblo es definitivamente civilizado", eso dice, y que todos pueden convertirse en lo uno o lo otro.

Pero puede seguir el debate, que no seré yo quien lo corte de cuajo.
Un beso

Mª Jesús Prieto dijo...

Quizá tengas razón... a pesar de lo cual, acepto la segunda parte de la frase, "ningún pueblo es definitivamente civilizado" pero no la primera. Así dicho en bruto claro, por no abrir un debate, primero, sobre qué es el "en sí" de una cultura, y si esa esencia es mutable o inmutable a lo largo del tiempo...

A ver que opina el resto de amigos que se sientan aquí, alrededor de esta chimenea...

Es un placer compartir líneas con vosotras-os.

El pastor... dijo...

Hola a todos: desde que no entiendo lo que otros escriben y se suprimen mis, humildes, comentarios, estoy hecho un lío.

Reiteradamente dices, "cuando lleguen los bárbaros ¡ay madre!" pero... oye, ¿dónde están ahora? ¿es que van a venir más? Pues aunque así fuera no me da miedo, siempre serán más, y mejores, los civilizados.


Un abrazo, de los muchos que me quedan.