jueves, 28 de octubre de 2010

COSAS QUE NOS SACAN DE QUICIO

Y no lo podemos evitar, más, creo que es bueno que nos saquen de quicio. Es señal de estar vivos y poseer una cierta sensibilidad, una manera de estar en la vida.

- Me saca de quicio que estés hablando del precio de los tulipanes y alguien con la rapidez del rayo te diga que la culpa la tiene el vecino de enfrente o Zapatero, “mismamente”, o en estos días, Rubalcaba, hacia quien comienzan a ir todos los insultos.

- Que cuando dan una noticia sobre la violencia machista y acaba de morir asesinada una mujer por su marido, alguien se atreva a comentarlo con un chiste casposo y miserable.

- Que hables de la suciedad de las calles y la ribera, los gastos excesivos de las fiestas de los municipios, de lo poco que se lee, lo mucho que se bebe y se chilla y te tapen la boca diciendo que te estás metiendo en política.

- Que intentes dar datos, cifras, argumentos y que dado que son las doce, dices simplemente que es de día, te contesten que “esa será tu opinión”, que él tiene la suya al respecto.

- Que se critique la chulería y malos modales de Pérez Reverte insultando de modo grosero al ex – ministro Moratinos así: "Por cierto, que no se me olvide. Vi llorar a Moratinos. Ni para irse tuvo huevos, se es un mierda cuando uno demuestra públicamente que no sabe irse, a los ministerios se va llorado de casa", y se conteste que el personaje en cuestión es un extraordinario novelista y que es un provocador. Pues que provoque a su tía. Y ya de paso, decir, que antes leía a este escritor sus artículos dominicales, pero que desde que se sitúa por encima del bien y del mal y cada tres por cuatro arremete con insultos a todo hijo de vecino he dejado de leerle. No lo aguanto, qué digo, ¡de quicio! Más aún, como ha tenido muchos seguidores en su twiter ha ido más en su fanfarronería y se ha atrevido a decir: "Si lo llego a saber, lo insulto mucho antes". Di que sí, y sigue insultando y echando mierda y veneno al paisaje. Pues vuelve al cole y aprende de una vez por todas que los hombres también, afortunadamente, lloran. Y no pasa nada.

- Que Sánchez Dragó, otro que tal baila, y mucho peor aún, alardee de que se acostó con dos niñas de trece años en Japón y Albert Boadella firme el libro en comandita como que aquí no ha pasado nada y viva la madre que nos parió. Y no sólo eso, del hecho pasa al insulto machista y soez: “se visten como zorritas, con rímel, tacones y minifalda”, y no contento suelta: “el crimen ha prescrito, así que puedo contarlo, aparte de que las delincuentes eran ellas y no yo”. Juzga tú mismo. Y no leas el libro, por favor.

- Que hagas una crítica al comportamiento o a las declaraciones de algún obispo, éstas para nada teológicas, esa es otra, sobre el uso del preservativo, las células madre o el origen de las especies según Darwin, por ejemplo, y enseguida te tachen de ateo, agnóstico o rojo.

- Que critiques a Rajoy, por lo que hace o no hace, porque más bien sestea, y te digan que sólo defiendes a Zapatero o que critiques a Zapatero por las medidas que está tomando y enseguida te salten que peor lo hacen los del PP.

- Que cuatro mujeres, en el autobús, que van hablando entre ellas, se atrevan a decir que lo que ha dicho el alcalde de Valladolid es lo que pensamos todos, según me comenta una amiga en un correo. Y no se les cae la cara de vergüenza. Lee, por favor, en Google, el artículo de Esperanza Ortega: Váyase, señor alcalde.

- Que invites con el dedo a contemplar la luna y utilicen el suyo para metértelo en el ojo.

Continúa, si te place y lo tienes a bien:

Por hoy vale, otro día damos la vuelta a la tortilla y pensamos en las cosas que nos divierten, nos estimulan y activan en positivo las neuronas. Quizá merezca más la pena.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Como a la mayoría me saca de quicio el Alcalde, Pérez Reverte (nunca me gustó, ahora menos),Sanchez Dragó...y tantos otros intolerantes que hay por el mundo. Pero pueden más los educados, los inteligentes, los amigos, la familia, las tertulias en las que te permiten expresarte y escuhas, la junventud con esa alegría que desprenden,etc....La vida cotidiana con sus alegrias y penas. Creo que hay mas consas que no me sacan de quicio que las que me "enferman".
Gracias por tus escrito

gaudencio dijo...

Pues no, no me sacan de quicio este par de mequetrefes que, para hacerse notar, recurren al insulto o a la violación de dos inocentes niñas. A uno le digo, (no me sale de los huevos mencionar su nombre)
que yo también lloro y quizás por eso no leo ningún papel que él emborrone. Que el día que al señor Moratinos se le escaparon aquellas sinceras lágrimas mi estima hacia él subieron muchos enteros. En cuanto a mierda pues..."¡dijo la sartén al cazo!"

Al otro pobre hombre, sólo preguntarle: ¿estos son tus miserables éxitos en la vida? ¿violar a dos niñas y tildarlas de "zorritas"? Siento vergüenza de pertenecer a la misma raza humana que tú.

Lo que sí me saca de quício son los comentarios de la presidenta de la comunidad de Madrid que lo justifica diciendo que "esto es literatura". Mire "señora": se ha parado usted a pensar que aquellas dos niñas podían haber llevado el apellido Aguirre, ¿hubiera sido literatura cuando este energúmeno hubiera publicado que violó a dos zorritas que se apellidaban Aguirre? Pero claro para usted sólo eran dos japonesitas sin importancia.

A esta señora quiero decirle una cosa: la detesto más a usted que a este par de tíos, porque ellos tienen que recurrir a estas artimañas para hacerse notar; pero usted representa a los madrileños y creo que se merecen otra cosa.

Gracias Ángel por darme la oportunidad de soltar siquiera una ínfima parte de lo que pienso de estos SEXUDOS personajes.

Un abrazo para todos aquellos que lloran y que respetan a sus congéneres.

Angelus dijo...

No, si ahora resulta que unas lágrimas ante las cámaras justifican cualquier acto, hasta la "bajada de pantalones" casi constante de la diplomacia española en los últimos seis años y medio. Y en cuanto, a lo de Sánchez-Dragó (un personaje que nunca me gustó por su falta de humildad), el anterior comentarista confunde, gravemente, relaciones sexuales consentidas con violación, algo muy distinto (sin justificar aquéllas con menores).

Me saca de quicio el buenismo que se ha instalado en la sociedad española en los últimos años.

Saludos.

Gaudencio dijo...

Querido Ángelus: el anterior comentarista no ha confundido las relaciones consentidas con violación. ¿Puede una persona adulta interpretar como relaciones consentidas el acostarse con dos niñas? ¿Pueden, dos niñas de trece años, ser unas "zorritas" como dice el, para mí, violador?

En cualquier caso no he confundido los términos, insisto en que, para este humilde campesino, lo que este individuo cometió fue una violación.

De todas maneras creo, porque no lo he leído ni pienso hacerlo, que el violador reconoce que el ¿delito? ha prescrito.

Un abrazo para toda la gente buena, que la hay.

Angelus dijo...

Gaudencio, mi pseudónimo "bloguero" es Angelus, no Ángelus, como Ud. ha escrito, así firmo mis comentarios y así aparece en mi blog (para ello, utilizo la etimología latina). No es que Ud. pueda creer cualquier cosa en torno a los delitos sexuales, sino que cuando se afirma algo en temas tan delicados como todos aquellos que afectan al código penal hay que ser fiel a la realidad objetiva para no difamar a las personas. Ni eran niñas con esa edad, ni se ejerció ningún acto de coacción contra ellas para consumar la relación sexual, con lo cual, y ya que la legislación considera apto a un menor a esa edad para tener relaciones sexuales, el delito (que sí lo hay, así lo confirma el autor) es, como decía en mi anterior comentario, de relaciones sexuales consentidas con una menor, no de violación, que es mucho más grave (situación similar es la del director Roman Polanski). Espero haber sido claro en este asunto. Saludos.

Gaudencio dijo...

Hola Angelus, le ruego me perdone por haber colocado un acento ortográfico allí donde no era necesario. ¡Perdón!

En cuanto a lo demás está claro que tenemos distintos puntos de vista.

Si yo digo que las niñas tenían 13 años es porque así lo decía el medio de comunicación que yo consulté. En cuanto al código penal, ignoro el que estaba vigente en Japón cuando se produjeron los hechos. Y si mantengo que, para mí, fue una violación es porque interpreto que el adulto consiguió su propósito haciendo uso de su clara superioridad para consumar sus abyectos deseos. Pero si usted me dice que las niñas no tenían trece años, y que fueron las "zorritas" las que le provocaron, pues yo le creo y retiro todo lo dicho en mi anterior comentario.

Saludos cordiales

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

Amigos seguidores: Para enriquecer el debate recomiendo leer en Google los siguientes artículos:
1.- Lágrimas de un ministro de Coral Bravo
2.- Esperanza y la connivencia con la pederastia de Carlos Carnicero.
Un abrazo

Angelus dijo...

Tocayo, sería más fácil de buscar los artículos que citas con la dirección web completa. Los he leído y son tendenciosos, no estarían mal otros puntos de vista sobre el asunto. En cuanto a Gaudencio, pues que cada uno lee lo que quiere leer: yo digo que "no eran niñas con esa edad" que no es lo mismo decir que no eran niñas de esa edad; todo el mundo puede comprender que lo que se quiere expresar es que CON ESA EDAD YA NO SON NIÑAS; además, no leo en ese artículo que el autor las calificase de niñas. Saludos.

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

Querido tocayo: Recojo la idea de anotar la dirección completa de lapágina web, gracias.
Naturalmente que los artículos recomendados marcan una tendencia, que hago mía, pero para nada tendenciosos, aunque acepte que hay otras tendencias, menos mías. Cada cual hace su viaje, y se queda con los paisajes que más le agradan y le interesan, desde la mayor de las correciones,un espíritu tolerante y crítico e intento seguir a los maestros que para mí son mejores, sin que ello impida estar abierto a otras opiniones y tendencias y valolarlas en aquello que creo deben ser valoradas o rechazarlas, sin más
Saludos cordiales.

Mª Jesús Prieto dijo...

Uff qué calor hace aquí Angel!!
Tres cositas y me voy corriendo...
1.- Niñas o no niñas, 13 años son muy pocos y si se desenvuelven como mal- describe, habría que pensar qué entorno y que adultos las catapultaron, antes de tiempo, a lo más sórdido del mundo masculino. Ese que es mejor no conocer a ninguna edad.
2.- El fulano en cuestión estaba implicado en el mismo hecho, luego la descripción que hace de ellas, es la descripción que hace de sí mismo (propiedad conmutativa). No hay zorra si no media varón. Con el agravante de la superioridad en edad, experiencia, y "cultura". Y por supuesto, no se puede olvidar su contribución al mal. En todo caso, para mi, es imposible aplicar a estas niñas (o no niñas) de 13 años, todo el elenco de adjetivos que escribe el infame. Quizá no vendría mal releer la Declaración de los derechos del niño (ONU) que incumbe también a los adolescentes.
3.- Desconozco como define Dragó u otros, "relaciones consentidas" con 13 años. No sé si media hambre y necesidad, ignorancia, candidez, amenazas o negocio para otros adultos... Otro tema para reflexionar. Que estén permitidas por la ley o no, me tiene sin cuidado. Es barbarie.

Anónimo dijo...

Dejando a un lado el tema de discusión, que María Jesús resume contundentemente bien en su última frase, quiero hacer un comentario sobre la expresión que utiliza Angelus cuando se refiere a la edad de las niñas, porque, sinceramente, creo que se presta a confusión. Yo estudié lenguaje en los tiempos en los que cuidar éste era importante y este caso viene a darles la razón.

Cuando Angelus indica que "no eran niñas con esa edad", entiendo que quiere decir que no tenían esa edad (pongamos x), sino otra (pongamos y), pero que, en cualquier caso, ERAN NIÑAS. Los signos de puntuación (y las preposiciones) son importantes para no confundir a los lectores y que éstos puedan pensar que usted, amigo bloguero, deja abierta la puerta a la posibilidad de considerar que aquellas niñas, coaccionadas o no, no sufrieran el abuso de un adulto, en plenas facultades físicas y ¿mentales?

Cordialmente.

Angelus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angelus dijo...

Renuncio a hacer comprender a algunos comentaristas de esta entrada mis palabras. Ya las he explicado suficientemente (con la claridad del profesor de lengua que soy). Lo dicho en mi anterior comentario: está visto que cada uno lee lo que quiere leer. Lo mismo se puede decir respecto a si la actuación del escritor está pemitida o no, lo llevo diciendo desde el principio; algunos no se dan por enterados y pretenden dar lecciones morales, éticas y hacer leña del árbol caído, que queda muy bonito.

Anónimo dijo...

Apreciado Angelus,

No creo que la discusión haya que llevarla al terreno profesional, porque nunca sabemos si el interlocutor con el que nos hemos encontrado es titular de una cátedra en la disciplina en cuestión. Y, en este caso, así es.

Un cordial saludo

Angelus dijo...

Anónimo catedrático, Ud. no cree que haya que llevar la cuestión al terreno de las profesiones de cada uno, sin embargo, no pierde la ocasión para poner de manifiesto la suya propia. Además, sinceramente, he vuelto a releer su intento de explicación de mis palabras y no le veo sentido: confunde más que explica una expresión fácil de entender de por sí; lo único que admito es que cambiando el orden se entienda aún mejor, no que haya que poner en cuestión preposiciones y signos de puntuación; no es más que un intento de marear la perdiz.

Atentamente, un profesor (sólo) de lengua.