sábado, 26 de enero de 2013

HUIR DE LO PLANO Y LO LINEAL COMO DE LA PESTE






Todo tiene su aquel, pero qué diferencia tan abismal existe entre la literatura (artículos, libros, películas, poemas...) que abre nuevos horizontes y múltiples perspectivas a mundos diferentes e inesperados de la que solo dice lo que dice: plano, lineal y llanamente poniendo punto final a todo lo dicho como muro blanco e inexpugnable. Habría que huir como de la peste de lo plano, de todo aquello que se entiende a la primera, generalmente se entiende todo al instante por lo poco que expresa, sin necesidad de esfuerzo personal, sin posibilidad de muy variadas lecturas, sin  abrir espacios al más allá de lo profundo-manantial que no se agota nunca, de tal forma que te dicen lo mismo hoy que dentro de veinte años. ¡Ojo! Porque hemos condenado a muchos grandes, a la voz de ya, y nos hemos quedado dormitando entre las azucenas de los best sellers de tres al cuarto.

Aunque algunas obras de arte pueden llevar al engaño, por ejemplo la pintura de Fernando Botero, ¡qué prodigio de curvas! Alguien con malicia dirá que excesivas,  se entiende a primera vista, pero si te detienes le sacas más de una interpretación, o ¿crees que únicamente se trata, como en este caso de un homenaje a la gordura, y que tras esa máscara de mujer obesa, no hay nada más? Te engañas, nos engañamos, creo yo. Hay también  una defensa de lo que somos y de tener cuidado con las apariencias que suelen engañar, porque si te detienes puedes descubrir una ternura infinita que te lleva a amar lo esencial sin fijarte en exceso en lo puramente accesorio y superficial, sus personajes te invitan al abrazo y hacerles daño te parecería doblemente punible, adobado todo ello con ironía, sutileza y buena carga de inteligencia y dominio de las formas y del color.    

Una sonrisa es una línea curva que endereza las cosas, es una idea que corre por Internet, de manera anónima.
                                                                                                    
Creo que, con frecuencia, habría que huir como de la peste de lo plano y de lo lineal, porque a través de ellos no encuentras precisamente los tesoros más ricos y apetecibles y tampoco te llevan con mayor rapidez a metas de interés y excelencia que suelen encontrarse en lo sinuoso, lo curvilíneo y con cierta densidad y complejidad. Con ello resiste más, además, el paso del tiempo.

7 comentarios:

Gloria Rivas Muriel dijo...

Qué bien he salido en esa foto Ángel. Eso sí, me apretaban un poco los zapatos. El próximo día me los quito.
Gracias por tan simbólico daguerrotipo.

El pastor de... dijo...

Contemplando la foto, uno exclama: ¡a Gloria Rivas Muriel no le ha afectado la crisis! jajajajajaja.

un cariñoso abrazo.

El pastor de... dijo...

Hay momentos en los que uno se siente eufórico, por los amigos que tiene, y dice tonterías. Por esa tontería que hace unas horas dije, Gloria: "perdón,me he equivocado y no volverá a pasar"

Un besazo.

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

No te preocupes, Pastor,que Gloria, además de buena amiga, tiene suficiente humor e inteligencia para entender la broma,y además fue ella la que se lanzó al ruedo.
Un abrazo a los dos. Y gracias por estar siempre ahí.

Mª Jesús PRIETO dijo...

Es una delicia pasearse por este lugar, con inteligencias tan maravillosamente curvilíneas...
Qué placer!

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

El placer es mutuo, y así da gusto, porque es compartido y por lo tanto mayor. Inteligencias curvilíneas, precioso hallazgo literario que os va como anillo al dedo a las dos y a algunas otras que se pasean por aquí, aunque pasen más de largo.

Gloria Rivas Muriel dijo...

JAJAJAJA...PERO QUÉ GRACIA TENÉIS!!