sábado, 4 de febrero de 2012

NO ES TIEMPO PARA LA POESÍA



Foto de Mauro Pérez Rincones de Villardefrades

(Dedico este poema a mis queridos amigos seguidores de este blog, pero principalmente a mi entrañable "pastor", que me sigue fiel, un día y otro también, a quien vi en el último comentario tan desarmado, desalentado, desmotivado y desmoralizado que me movió a pergeñar estos versos)

NO ES POSIBLE DEJAR DE HACER POESÍA

Es verdad todo cuanto me contáis,
amigos:
no es el tiempo de la poesía,
tan necesaria,
y para mí imprescindible;
ni el tiempo de la justicia,
más que el pan de cada día,
porque esto ya no hay quien lo aguante;
ni el de la política vencida
y humillada
por los financieros,
los mismos lobos con idéntico pelaje:
capitalismo salvaje,
corrupto y corrompido;
ni de la educación para la ciudadanía,
mandada al infierno por los dioses
de siempre
y su adoctrinamiento
y de los que creen controlar el más allá
pretendiendo controlar el más acá.

Es verdad, amigos,
pero no podemos dejar de hacer poesía,
ni resignarnos a que no se haga justicia
pronto y bien,
ni abandonar todo intento
de ser ciudadanos libres,
ni arrojar la toalla,
ni decir:
que se vaya todo al carajo,
por no decir a la mierda.

No podemos.
porque nos va la vida en ello
y es nuestra salvación.

13 comentarios:

El pastor de... dijo...

Gracias Ángel. Porque no creo que exista, siempre dije: me da miedo el ser humano perfecto. Entonces pregunto: ¿cómo puedo sentirme después de ver a un ser (no sé si humano o celestial) haciendo guiños a dios? Una cosa sí tengo clara, y es que no tenemos el mismo Dios.

El pastor de... dijo...

Debe ser por el susto, pero se me olvidó enviar un ABRAZO a todos los que quieran recibirlo.

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

El pastor habla de un vídeo que me envió hace unos días, me parece, ¿0 no?, porque si no ,no se entienden los comentarios de nuestro querido
amigo. Ese es el enlace. Y es una maravilla.

DV8 Physical Theatre - The Cost of Living (2004) - extrait
www.youtube.com

jubilación viene de júbilo dijo...

Pastor, No sé si conocerás esta sencilla historia ó cuento ó parábola, llámala como quieras. Pero como a Ángel, al leer tus últimos comentarios se me ha ocurrido decirte que si no la has leído o visto, lo hagas.
Me acompaña en la vida desde hace mucho y es referencia para mi esperanza. También lo es Dios. Y la Justicia. Y la poesía.¡Y más!

La historia se llama: "El hombre que plantaba árboles" de Jean Giono.
Puedes verlo en el enlace ► 2:18► 2:18

tu.tv/videos/el-hombre-que-plantaba-arboles

Ó leerlo sencillamente.

Un abrazo de vuelta.

jubilación viene de júbilo dijo...

Pastor, No sé si conocerás esta sencilla historia ó cuento ó parábola, llámala como quieras. Pero como a Ángel, al leer tus últimos comentarios se me ha ocurrido decirte que si no la has leído o visto, lo hagas.
Me acompaña en la vida desde hace mucho y es referencia para mi esperanza. También lo es Dios. Y la Justicia. Y la poesía.¡Y más!

La historia se llama: "El hombre que plantaba árboles" de Jean Giono.
Puedes verlo en el enlace ► 2:18► 2:18

tu.tv/videos/el-hombre-que-plantaba-arboles

Ó leerlo sencillamente.

Un abrazo de vuelta.

El pastor de... dijo...

Hola de nuevo amigos: no conocía la historia de "El hombre que plantaba árboles". Pero sí conocí hombres cómo este: ... seguía, hasta su trabajo, Abelardo (el resinero) observó como un pimpollote crecía de forma que hubiera acabado siendo un pino rastrero; un pino, casi, sin ningún interés. Se apeó del burro y con su hachón y buen hacer trató, y consiguió, enderezar la dirección de crecimiento del pino que jamás habría llegado a ser resinado. Un hijo, que observaba lo que su padre hacía, preguntó: padre ¿por qué te empeñas en enderezarle, si tú nunca lo vas a resinar? Abelardo no necesitó pensar la respuesta: “hijo, lo que pretendo es hacer un pino que algún día pueda ser resinado, ¿qué importa después quién lo va a resinar, o si se resina o no? Lo que importa es que jamás hubiera sido un pino resinable (…)” ¿Algo que aprender? ¡Que lección!

Este pequeño relato forma parte de algo que, sobre la vida del resinero, tengo recopilado. Espero que algún día pueda ser editado para tengamos una pequeña referencia sobre lo que otros hicieron y que nosotros estamos destruyendo.

Gracias y un abrazo

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

Qué curioso, tengo encima de la mesa, donde uso el ordenata, el librito, El hombre que plantaba árboles, porque estos días lo he leído en los dos talleres de escritura creativa, para que a su luz escriban historias similares. Conocí su existencia hace unos quince años a raíz de publicar una entrevista en la revista La Voz del Aula que hacíamos en la Diputación, a un jubilado de Casasola de Arión (Valladolid) que se dedicaba a plantar almendros en unas laderas del municipio. Y hace unos días, una alumna de uno de los talleres me dijo que era de ese pueblo, que lo conocía, que seguía en la tarea y que merecía la pena ver la transformación de aquellos parajes.
Una mafravilloa.
Un abrazo.

jubilación viene de júbilo dijo...

¡Qué bonito la coincidencia en el corazón y en el tiempo!
Gracias, pastor,por tu rico y sencillo comentario lo contaré a mi vez si te parece.

Ángel yo conocí el libro antes todavía, hace más de 23 años cuando me lo regaló un cuñado. Lo he regalado muchas veces desde entonces y sufrí en una época en que se descatalogó. Por suerte volvió al mercado hace años.

Creo que lo esencial permanece y nos espera.

El pastor de... dijo...

Es una lástima que yo no pueda contar, sin su permiso, la historia de Abelardo, un hombre bueno, trabajador, honrado, buen padre y mejor marido, al que la vida no trató como el merecía.Una vez más los bendecidos "por la gracia de dios" lo impidieron.

De lo que yo diga o cuente aquí, Jubilación viene de júbilo, puedes hacer todo el uso que quieras, me sentiré halagado por ello.

Y porque tengo muchos: otro abrazo.

Gloria Rivas Muriel dijo...

Pues lo espero en préstamo. Ya me habéis puesto los dientes largos. Ya quiero leerlo. Buenas noches.

Mª Jesús Prieto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mª Jesús Prieto dijo...

Ángel, al leeros me ha pasado como a Gloria: se me pusieron los dientes largos... y cómo os tengo a todos un poco lejos para pedir préstamo, he buscado el cuento en formato pdf.

Este es el enlace, por si queréis leerlo y/o guardarlo.

http://www.paulownia.ws/paulownia/JEAN%20GIONO_el%20hombre%20que%20plantaba%20arboles.pdf

Gloria: a morder!! ;-)
Besos a todos/as.

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

Gracias, Mª Jesús, eficiente, estás en todo, y además se me olvidó decir que se tarda en leer de 15 a 20 minutos.
Un abrazo