viernes, 18 de marzo de 2011

LOS JAPONESES - EJEMPLO DE CIVISMO

Cuando la naturaleza es más implacable y cruel (terremoto, tsunami, posible catástrofe nuclear) el pueblo japonés, impasible, pero con las lágrimas y el dolor desgarrador hacia dentro, reacciona al unísono dando un ejemplo de civismo increíble. Pacientes y silenciosos, respetando lo ajeno, haciendo cola para abastecerse de víveres y combustible. Y todos respondiendo de la misma o similar forma: si hoy es tu vecino el que sufre, mañana te puede tocar a ti, porque saben que todos juntos salen mejor de la adversidad.

Cómo no recordar en otros lugares de la tierra, muy cercano al nuestro, las destempladas y ridículas manifestaciones por insignificantes normas sobre la prohibición de fumar en locales públicos, habiendo dejado todo lo demás libre para echar todos los humos posibles y uno más, o la simple reducción de la velocidad a 110 en las autovías y autopistas, las palabras tan altisonantes, los gestos impúdicos, las actitudes más irracionales………………………………………

Cómo no avergonzarse de montar los espectáculos que montamos, cuando alguien nos adelanta con el coche con alguna maniobra no demasiado correcta; o si tenemos que esperar un minuto más, haciendo cola en el supermercado, por la lentitud de alguna señora que no encuentra el monedero o no distingue bien los céntimos de los euros; o cuando se nos cae una pestaña y movemos Roma con Santiago ante tal catástrofe; o si nada más levantarnos por la mañana, en lugar de dar los buenos días, como Dios manda, a quien tenemos al lado, le despertamos con un ¡ay! lastimero y quejumbroso, por lo mal que hemos dormido o las pequeñas molestias por haber comido y bebido tanto en la cena; o cuando no tenemos otra palabra más adecuada que llevarnos a la boca, más que el insulto, si alguien comete un error voluntario y no digamos si es involuntario ……………………………………………………………………………………

Hay que salir, hay que leer, hay que escuchar, hay que estar más finos y más atentos a lo que sucede alrededor o a miles de kilómetros y estar dispuestos a aprender las mil y una lecciones que nos dan quienes están a mucha mayor altura que todos nosotros juntos.

Y como nada nace por generación espontánea, es de imaginar que los japoneses se han ganado ese comportamiento ante lo nimio y lo más difícil, propio de un colectivo fuertemente trabado, disciplinado y educado, gracias al esfuerzo y aprendizaje en el control de las emociones, el manejo de las habilidades personales y sociales y una tradición milenaria en esa dirección.

Hay que tomar nota.

Y ojalá que pase cuanto antes la amenaza radioactiva.

5 comentarios:

Angelus dijo...

El zen, la meditación y el sushi quizás influyan en su peculiar modus vivendi. O la educación:

http://lascosasdelbnk.blogspot.com/2011/01/la-letra-con-sangre-entra.html

Saludos.

Luis del Pozo dijo...

El "made in Japan" fue una referencia de calidad, en los temas tecnológicos, cuando tú y yo bailábamos con el "piku", ahora su comportamiento, su civismo, nos ha cautivado y a la admiración en su saber hacer tecnológico se añade el de su grandeza antela adversidad.

¿Qué de éste drama sepamos sacar una lección, y habrá servido para algo!

Un abrazo Ángel y a seguir con tu Blog

Nanete

El pastor de... dijo...

No sé si es envidia o admiración lo que siento por el pueblo japonés.Envidia, quizás, porque tienen políticos a los que creer y los creen. Admiración por saber sufrir sin aspavientos, aceptando lo inevitable y empujando, todos, en la dirección que creen más correcta.

Ojalá que la radiactividad los respete, porque de lo demás, lo que sea remediable, ellos, estoy seguro, lo remediarán.

Un abrazo, también, aunque sea en la distancia, para ellos.

Xoán González dijo...

Me pregunto si los bomberos que están intentando enfriar los núcleos de los reactores son voluntarios kamikaces... En cualquier caso, son dignos de admiración como ejemplo de pueblo constante y con capacidad de superación... Este pueblo en otro territorio ¿conseguirían un milagro mayor?

Anónimo dijo...

Cuando existen altos niveles de educación y cultura, el ser humano razona y piensa en soluciones compartidas para enfrentar los problemas,desastres y tragedias. Creo que el pueblo japonés tiene unos altos niveles ética, integridad,puntualidad, responsabilidad, deseo de superación, respeto a leyes y reglamentos, respeto por el derecho de los demás, amor al trabajo, esfuerzo, capacidad en equipo y de solidaridad. Gracias por el modelado que nos están regalando.Todos algún día, podemos llegar a ser "japoneses" en el sistema.
Sol